EXPANSIÓN URBANÍSTICA AL SUR DE VALENCIA.

Ingeniería Urbana

CONSTRUCCIÓN DE UNA NUEVA URBANIZACIÓN EN VALENCIA. MALILLA SUR ENTRE EL HOSPITAL DE LA NUEVA FÉ Y EL NUEVO CAUCE DEL RÍO.

Valencia crece, se expande por el Sur, hacia la CV 30, y el nuevo cauce del Río Turia.

Actualmente se está construyendo una nueva urbanización que dinamizará la zona sur y conectará mejor al barrio de Malilla, el hospital de la Nueva Fé y el río.

Se trata de una infraestructura muy necesaria, que genera suelo urbano y permitirá la creación de nuevos edificios que ampliarán la oferta inmobiliaria de de pisos nuevos. Esto es muy importante para que el precio de la nueva vivienda no se dispare. Si se crea oferta se controlan mejor los precios y así los compradores con menos recursos pueden acceder a nueva vivienda también.

Si no se expande Valencia entonces la demanda de vivienda supera a la oferta y se genera una fuerte inflación que acaba subiendo el precio y ello hace que la masa social de menos recursos se tiene que comprar pisos fuera de Valencia, en los municipios exteriores en el área metropolitana, donde es más barato.

Esta es la gran ventaja de producir nuevos pisos, que las clases económicas más humildes o más jóvenes puedan acceder al mercado de la vivienda nueva. Este razonamiento tan sencillo es algo que algunos políticos no quiere entender, está en contra de este tipo de planes desarrollistas, aunque sean los que impidan que el precio de la vivienda se dispare. Algunos políticos prefieren densificar el centro histórico, masificar callejuelas estrechas en las que no se puede aparcar, saturar de gente el ya de por sí denso centro de Valencia.

Estos políticos cuando no gobernaban en Valencia, era normal ver pintadas en contra de estos PAIS porque según ellos se destruye la huerta, decían cosas como “lladres ens furten L´horta”. Ahora que mandan ellos no he visto ni una sola pintada en contra de esta urbanización, parece ser que solo son ecologistas cuando no gobiernan. Nadie se ha rasgado las vestiduras por la construcción de esta nueva urbanización en Malilla.

Para alguien que trabaje en Valencia y viva en un pueblo cercano esto supone que tiene que coger el coche para ira a trabajar lo cual colapsa la entrada a Valencia, contribuye a generar atascos en los cuales se contamina mucho lo cual si que es un problema grave desde el punto de vista ecológico. Si viviera en Valencia podría ir a trabajar en transporte público o caminando.

Parece lógico pensar que vivir y trabajar cerca supone menos contaminación, menos atascos, menos coche, menos tiempo perdido y menos estrés. Son múltiples la ventajas de vivir cerca de los puestos de trabajo y en Valencia capital es donde más actividad económica hay.

Un urbanismo nuevo, moderno, compacto, planificado bien con todos los servicios necesarios garantizados por ley, pensado para dar soluciones, con calles amplias, con zonas verdes, con espacio suficiente para aparcar, con instalaciones deportivas, con anchura en las aceras, con calles largas por las que circulan rápido los autobuses, con solares reservados para equipamientos públicos como colegios, institutos, ambulatorios y demás servicios de tipo público que generan calidad de vida a los ciudadanos.

El centro de Valencia, como por ejemplo el bario del Carmen por ejemplo, muy mejorado en los últimos años, más seguro, saneado, regenerado y salubre que en los años 80, es un barrio que se debe proteger, no saturar con coches por sus callejuelas y no se debe masificar.

El centro de Valencia tiene muchos solares fallidos rechazados por la gente para vivir. Estos años se ponían carteles anunciando la construcción de nuevos edificios en estos solares pero nadie quería comprar allí y al final el solar se quedó sin edificar.

¿Porqué son solares fallidos sin interés para los compradores? pues porque son callejuelas estrechas, sin luz, lúgubres, tristes, sin profundidad de vistas, con mala orientación, con malos accesos, difícil de conducir el coche, imposible aparcar, sin zonas verdes cerca, sin espacios abiertos, con aceras estrechas por las que resulta incómodo pasear, con callejuelas por las que no pasan los autobuses porque el transporte público circula por calles largas y anchas. Bueno pues en estos solares fallidos es donde quiere la izquierda valenciana que se edifique o si no lo expropian.

Creo que el centro de Valencia se debe descongestionar, se debe aligerar de gente y vehículos, para no contaminarlo y protegerlo mejor. El centro de Valencia no solo es de la gente que vive en él, también es del resto de Valencianos que acuden al centro a realizar sus compras, a divertirse, a trabajar, a pasar sus ratos de ocio y para disfrutar de actividades culturales. Si el centro se satura de gente de por sí es más difícil que pueda absorber a los visitantes. Cabe recordar que los ambulatorios, colegios y polideportivos del centro están masificados.

Valencia debe crecer y lo debe hacer ordenadamente, en función de las necesidades, en función del precio de la vivienda, en función de la necesidad de nuevos viales para reducir los atascos, con nuevo parking, nuevas zonas verdes, con espacio amplio en el cual el carril bici no molesta a nadie porque está planificado, pensado y colocado donde no molesta y es útil para los que nos gusta el deporte.

Hay que pensar que los pobres agricultores ganan poco dinero vendiendo lechugas, puerros, rábanos, coles y alcachofas. Ganan más dinero vendiendo al campo y trabajando en otro tipo de empleo menos duro y exigente en lo físico, hay que respetar que los agricultores quieran vender. Es más ecológico generar zonas verdes, parques, jardines con árboles y flores….

¿Y por que es más ecológico? pues porque estos espacios los disfruta la gente y la huerta no. La población necesita espacios verdes amplios para pasear, sacar el perro, los jubilados se sientan en bancos, los niños juegan en los columpios, los deportistas pueden hacer ejercicio etc….un ejemplo de esto es el éxito de la zona verde del Boulevard Sur, lleno de gente especialmente por las tardes mientras que cuando era huerta no iba nadie por allí, por la huerta pasea menos gente, menos niños jugando y menos jubilados sentados y ningún deportista.

Las zonas verdes con gente generan a los deportistas sensación de seguridad que no proporciona la solitaria huerta. La huerta hay que protegerla para que proporcione alimentos de calidad y preservar nuestra sana dieta mediterránea, hay que cuidarla y darle la importancia que tiene pero sin obstaculizar las comunicaciones, es decir no ser un fanático conservacionista que impida el progreso ordenado, planificado  y sostenible. En la zona de Valencia hay enormes extensiones de terreno perfectas para realizar actividades agrícolas, especialmente cerca de ríos o infraestructuras de regadío. Hay que encontrar un equilibrio sensato entre el crecimiento  y el conservacionismo, diferenciando las zonas más adecuadas para cada cosa. Tan malo es crecer desordenadamente lo cual genera necesidades de infraestructuras para intercomunicar las barriadas aisladas como no crecer lo cual satura otras zonas.

Hay que crecer donde la gente necesite crecer, donde la gente le guste vivir, la libertad de elección de zona de residencia debe ser un derecho social importante y hay que conservar la huerta donde es más productiva y no interrumpe las comunicaciones humanas, especialmente el poder ir a trabajar sin atascos.

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s